top of page
Buscar
  • Pedro Cisneros

¿Como desalojar a mi inquilino?

Lo primero de lo que vamos a hablar es de los motivos que puedes tener, como propietario, para querer que tu inquilino deje la vivienda. A continuación, te vamos a nombrar las más comunes:

· El inquilino no pagó el alquiler

· No cumplió con determinada parte del contrato

· No se fue de la vivienda cuando el contrato de alquiler venció

· Causó daños intencionales en la vivienda

· Disputas irrazonables

· Comenzar a usar la vivienda para actividades ilegales

Lo que debemos tener presente en todo momento es que un inquilino no puede ser expulsado, así como así. Por eso, debemos considerar algunas reglas básicas para poder desalojar a un inquilino por vías legales.

Si no actuamos legalmente, corremos el riesgo de enfrentarnos a multas o demandas innecesarias, incluso a una estadía prolongada del inquilino por tiempo indeterminado.

Para que ninguna de estas cosas suceda y nos evitemos un gran dolor de cabeza, vamos a darte algunos consejos útiles para que actúes con precaución ante una situación no deseada.

¿Qué debes hacer antes de desalojar a un inquilino?

Lo primero que debes hacer es darle un aviso por escrito, en donde se le notifique al inquilino el fin del contrato por adelantado. Luego de que el anuncio sea entregado, el inquilino tendrá que dejar la vivienda. En caso contrario, se le puede iniciar una demanda.

Es importante que sepas que el aviso tiene que estar por escrito, estar dirigido al inquilino, incluir la razón del desalojo, poner la dirección de la vivienda y la fecha en la que fue entregado el aviso y, también, especificar cuánto tiempo tiene el inquilino para desalojar el lugar.

Otra de las opciones que existen es iniciar una demanda para terminar con el contrato de alquiler. En caso de que el inquilino no abandone la vivienda luego de ser notificado por escrito, se puede iniciar la demanda legal presentando una queja en la corte o tribunal.

Se deberá entregar una citación al inquilino y una copia de la queja. Debes tener en cuenta que estos procesos se deben abonar, por lo que tendrás algunos gastos extra.

Como última opción, puedes dejar que la corte decida la forma de proseguir con el asunto. Es decir, ir a juicio. Obviamente, no es la opción más recomendada para ninguna de las 2 partes, ya que se invierte tiempo y dinero. Pero, si propietario e inquilino no llegan a un común acuerdo, es la única alternativa que pueden tomar.



Comments


bottom of page